Vicente Hernández, nacido en Palma en 1958, es desde hace ocho años director del diariodemarratxi.com, un diario digital que creó para cubrir la falta de medios locales que contaran las noticias de Marratxí. Después de 45 años dedicados al periodismo, Vicente hace un repaso a su trayectoria y reflexiona sobre el estado actual de la profesión. También nos confiesa que tiene ganas de jubilarse y de aprovechar el tiempo al máximo, pero antes quiere que su diario, que creó desde cero, tenga una continuidad.

¿Cuándo decidiste ser periodista, lo tuviste claro desde el principio?

Ya con 14 años tenía mucho interés en todo lo relacionado con la comunicación, se me daba bien escribir, hasta el punto de que fui elegido representante de mi colegio en una final regional de un concurso de redacción. A los 17 años fui el responsable de la edición clandestina de la revista ‘L’Auba’, de las Juventudes Comunistas de las Islas Baleares.

¿Cómo fueron tus inicios en el periodismo?

Realmente casi toda mi carrera profesional ha estado dedicada a la maquetación y la edición, mis inicios fueron en el Majorca Daily Bulletin, diario que continúa editándose hoy en día y que está dirigido a los residentes ingleses, también estuve colaborando con Última Hora. Tengo que decir que no tengo la carrera de periodismo, en mis tiempos no era necesaria para trabajar en la redacción de un diario, muchos de los mejores periodistas que han pasado por muchas redacciones tampoco lo han necesitado, el que más se valoraba entonces era la vocación.

Con 45 años de experiencia, ¿qué le dirías a un joven que está pensando dedicarse a este oficio?

Desgraciadamente, la prensa en papel tiene un futuro negro debido a los grandes costes de impresión y distribución y que encima se han visto agravados por la reducción de la publicidad, que cada vez apuesta más por las redes sociales y las pubicaciones digitales, que tienen un infinito menor coste de producción y una mayor facilidad de difusión, de hecho, todos los periódicos están reduciendo cada vez más sus redacciones. Por todo ello ya no vale sólo tener una buena formación como periodista, por lo que mi consejo para los jóvenes que quieran ejercer esta profesión es que además se especialicen en el conocimiento de todo el entorno web y redes sociales.

¿Volverías a dedicarte al periodismo si volviesen a tener 18 años?

Sin duda, para mí es una de las profesiones más gratificantes que existen.

¿Cuál es el lugar de trabajo que más te ha marcado?

Mi incorporación a El Día de Baleares profesionalmente fue muy importante para mí, por un lado significaba trabajar en el primer periódico informatizado de Europa y por otra, estar en una redacción extremadamente joven (la media no superaba los 28 años), lo que hacía que, pese a que era un diario con un accionariado muy conservador, trabajábamos con una gran libertad, que aunque no fuera ideológica (esto ya lo marcaban las páginas de opinión) sí la había a la hora de elegir los temas locales a publicar. Sin duda también me ha marcado mucho diariodemarratxi.com, de lo que profesionalmente me siento muy orgulloso, ya que me ha dado la posibilidad de trabajar y dirigir mi propio medio de comunicación.

¿Qué recuerdos tienes de Pedro Serra, considerado uno de los mejores periodistas que ha habido en Baleares?

Mis inicios con él, cuando aún no era el propietario de Última Hora, fueron un poco duros ya que era una persona muy exigente, con un fuerte carácter y mayor ambición, aspecto que sin duda le sirvió para convertirse en el gran editor que terminó siendo. Junto a él viví el histórico día (periodísticamente hablando) en que en la calle San Feliu, en Palma (donde estaba la redacción y talleres del Majorca Daily Bulletin, del cual él era el propietario), nos comunicó que acababa de comprar el diario Ultima Hora (incluso nos dijo el precio), y que en aquellos momentos estaba en sus horas más bajas, aunque en poco tiempo Pedro Serra fue capaz de convertirlo en el periódico de mayor difusión de Baleares.

Trabajaste en El Día de Baleares, que posteriormente se fusionó con Diario 16 y después con El Mundo. ¿Por qué dejaste El Mundo, justo cuando eras subdirector de Producción?

Porque, como se suele decir, ‘morí de éxito’, cada ascenso tenía su incremento de estrés y en el mundo de la prensa es uno de los entornos laborales en el más se sufre, esto junto con los horarios complicados que comportaba en en aquella época, hablo en pasado porque esto ha cambiado bastante, ahora el cierre de un diario se lleva a cabo sobre las 11 de la noche, en mis tiempos había días que me iba a casa a las 2 de la madrugada, por lo que, después de muchos años, decidí tener una vida más tranquila, tranquilidad que conseguí en el semanario ‘Part Forana’.

¿Cómo decidiste crear diariodemarratxí.com y convertirte en emprendedor y ser tu propio jefe?

Después de desaparecer el semanario ‘Part Forana’, estuve un tiempo trabajando en la imprenta digital que tiene uno de mis hermanos, y un día hablando con él comentábamos la extrañeza que suponía que un municipio como Marratxí, con tantos núcleos poblacionales diseminados, no tuviera un medio de comunicación local, que a través de la información contribuye a su cohesión, consiguiendo con ello fomentar un sentimiento de pueblo del cual, creo, salvo excepciones, nuestro municipio carece. A los tres meses de esta conversación nació diariodemarratxi.com.

¿Cómo es una jornada como director de diariodemarratxi.com?

Diariamente le dedico un promedio de seis a siete horas, aunque ejecutadas con mucha flexibilidad, ya que la información no tiene horarios, hay días que a las cuatro de la tarde ya he terminado y otros en los que la mañana ha sido tranquila y la tarde se complica.

¿Crees que los medios insulares dan una buena información de Marratxí y del resto de municipios de Mallorca?

La tremenda crisis económica que están sufriendo desde hace tiempo los grandes medios en soporte papel ha hecho que hayan reducido su paginación, y en consecuencia espacio para la información de la Parte Forana, pero como contrapartida no se entiende que no potencien la información local de los municipios de Mallorca en sus ediciones digitales. Aparte de que las informaciones que, por su interés muy estrictamente local, no tienen cabida en un medio de comunicación generalista, lo cual hace indispensable, como sucede en otros municipios, la existencia de digitales como diariodemarratxi.com.

¿Cómo ves el estado de salud del periodismo y de las condiciones laborales de los periodistas?

El periodismo y los periodistas están pasando por su peor momento, y lo triste es que el problema no es coyuntural. La crisis económica que sufren los medios de comunicación ha provocado muchos despidos de los que no se han librado ninguna de las redacciones de los periódicos de las islas. La aparición de las ediciones digitales no ha supuesto un incremento de las plantillas de periodistas, ya que son los mismos que hacen la edición en papel. Prácticamente todas las cabeceras de las islas (menos Última Hora, y creo que le queda poco) son propiedad de grupos periodísticos con sede en la península que han mercantilizado la profesión periodística, lo que ha provocado la precariedad laboral del periodista, así como su prestigio e influencia, que se ha visto mermado, sin duda, por la influencia de las redes sociales.

¿Cuáles han sido los mejores y los momentos más difíciles que has cubierto en Marratxí?

Sin duda el peor momento fue cubrir el accidente de una avioneta que acababa de despegar de Son Bonet en la que murieron tres personas en mayo de 2013, fue muy dramático porque cuando llegué todavía estaba la avioneta en llamas y estaban rescatando los cadáveres, murieron abrasados, no por el impacto contra el suelo. Buenos momentos ha habido muchos, no sabría decirte uno.

Además de diariodemarratxi.com, también creaste diariodecalvia.com. Cuéntanos la experiencia.

Sí, tres meses después de lanzar diariodemarratxi.com también saqué diariodecalvia.com, ya que vi que Calvià tenía las mismas características territoriales que Marratxí, núcleos poblacionales dispersos y un gran municipio sin ningún digital de información local destacable. Lo he tenido hasta este pasado verano, después de siete años de dirigiéndolo, pero el intenso trabajo que comportaba editar dos diarios y la dificultad que generaba la distancia por  vivir en Marratxí, ha hecho que lo vendiera a una empresa de comunicación con sede en Calvià, la que, sin duda, mejorará el contenido informativo, asegurando así su continuidad.

Tienes 63 años, llevas 45 años trabajando, ¿hasta cuándo seguirás al frente del diario?

Si te digo la verdad, tengo ganas de jubilarme, no porque me sienta cansado o falto de ilusión, todo lo contrario, ya que diariodemarratxi.com está viviendo sus mejores momentos en cuanto a difusión, ya que en el actualidad tiene un promedio de 25.000 a 30.000 visitas mensuales, pero la vida es corta y quiero dedicar los años que me queden a las aficiones que el trabajo no me deja desarrollar, practicar un poco de deporte, pintar, y sobre todo, viajar, pero antes de eso tengo que encontrar, como he hecho con diariodecalvia.com, a personas que sean capaces de dar continuidad a diariodemarratxí.com.