REFUERZO EN EL AYUNTAMIENTO PARA GARANTIZAR LA IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES Y PARA LUCHAR CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

289

Una técnica de Trabajo Social hará trabajo en el Ayuntamiento para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres y para luchar contra la violencia de género, gracias a una subvención del IBDona

A partir del día 1 de octubre, el Ayuntamiento tendrá contratada en el área de Servicios Sociales una trabajadora que trabajará para garantizar y apoyar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, para eliminar cualquier forma de discriminación por razón de sexo y para intervenir ante las violencias machistas. Esta contratación se ha posibilitado gracias a una subvención del Instituto Balear de la Mujer (IB Mujer) en este sentido y engloba el último cuatrimestre de este año y todo el año 2020.

Esta persona será una profesional técnico con titulación de Trabajo Social y con formación específica en violencias machistas y / o igualdad para dinamizar las actuaciones relacionadas con la Mesa Local de Coordinación y Prevención contra la Violencia de Género de Marratxí, impulsada desde el área de servicios Sociales del consistorio.

Se debe recordar que la Mesa Local se constituyó el 20 de marzo, con el objetivo principal de promover al ámbito municipal las políticas y actuaciones para erradicar la violencia de género. De esta primera mesa se derivaron dos comisiones: la Comisión de Prevención y la Comisión de Intervención, que se convocan con una periodicidad de tres meses.

Las actuaciones previstas que, en este ámbito, se pretenden poner en marcha son muy diversas e integran, entre otros, el desarrollo de campañas de prevención y sensibilización; el diseño de programas de prevención, detección y protocolos especializados en atención y actuación; la promoción del desarrollo de programas integrales de atención a la violencia sexual en todo el territorio, en colaboración y con respeto a las competencias de las Comunidades Autónomas; la revisión y el refuerzo en la elaboración de protocolos de detección precoz en el ámbito educativo; la promoción en los centros educativos con talleres y actividades formativas para la prevención de la violencia machista; la formación a los jóvenes sobre el uso adecuado y crítico de Internet y las nuevas tecnologías, especialmente en la protección de la privacidad y sobre ciberdelitos; y la promoción de las Unidades de Apoyo en el ámbito local que, regidas por los principios de atención permanente, actuación urgente, especialización en las prestaciones y multidisciplinariedad profesional, ayuden a la identificación de las víctimas de violencia de género.