La plataforma de vecinos ‘Marratxí lliure de joc d’apostes’ nació en febrero de este año para impedir que se instale la primera sala de apuestas en el municipio, en la calle Cabana de Es Pont d’Inca. La ubicación elegida está situada en un lugar muy delicado, a menos de 100 metros de un parque infantil y a 200 metros del colegio Es Liceu, por lo que cientos de niños y jóvenes pasarán cada día por la puerta de la sala de juegos.

La plataforma se constituyó inicialmente por las asociaciones de familias del IES Marratxí, CEIP Janer Manila, CEIP Blanquerna, Es Liceu, Casal Solidario, Asociación de Vecinos Xaloc y con el apoyo de Asociación Juguesca, IREFREA y FAPA Mallorca. De momento ya han recogido 1.200 firmas y se han adherido decenas de entidades sociales y deportivas.

A nivel político, la empresa explotadora de la sala de juegos tampoco es bienvenida al municipio. De hecho, el pleno del Ayuntamiento de Marratxí aprobó una declaración institucional en contra de la apertura de la sala de juegos que contó con el apoyo unánime de todos los grupos municipales.

La licencia de obras y de actividad concedida a la empresa que explotará la sala de juego es anterior a la suspensión de nuevas autorizaciones aprobada por el Gobierno en enero de 2020, por lo que Ayuntamiento y Gobierno buscan otras vías jurídicas para impedir la apertura de la sala de juegos y apuestas en el municipio.

El impacto negativo que pueden ocasionar es múltiple, «bien conocido y denunciado por psicólogos, sociólogos, médicos o expertos en salud pública», explican desde la plataforma. Un 66% de hombres ha jugado dinero presencialmente en casas de apuestas en el último año, llegando al 77% de 55 años. Pese a estar prohibida la entrada de menores en estos negocios, más de un 30% de jóvenes entre 14 y 18 años también ha jugado dinero.

La plataforma pide a la empresa Mercury Games que desista de la apertura de la sala de juegos y apuestas en Marratxí. También reclaman al Ayuntamiento y al Gobierno que impidan la apertura de la sala de juegos, por motivos de prevención y protección «de nuestros hijos e hijas, así como de toda la ciudadanía».

La plataforma explica que en la reunión del mes de marzo con el Ayuntamiento y la Consejería de Transición Energética y Sectores Productivos ambas administraciones se mostraron receptivas y se comprometieron a estudiar conjuntamente las opciones legales para impedir o disuadir esta apertura.

«Algo está cambiando y la presión de entidades como la nuestra obtiene resultados» porque se ha constituido una mesa de entidades con el objetivo de poner sobre la mesa la normativa que regula las salas de juego y proponer modificaciones, explican diciembre de la plataforma. Además, recientemente el Govern ha anunciado que están trabajando para incrementar la distancia de las salas de juego a los centros educativos y también se estudia estringir la publicidad en el espacio público.

La plataforma ‘Marratxí lliure de jocs d’apostes’ pide a las administraciones que sean proactivas y pongan en marcha iniciativas destinadas a concienciar y prevenir a la población de las consecuencias de los juegos de azar.

El alcalde de Marratxí, Miquel Cabot, en nombre del equipo de gobierno apoya las reivindicaciones de la plataforma y trabaja con el Govern para buscar alternativas legales. Además, el Ayuntamiento hará una campaña informativa entre los vecinos, especialmente entre los más jóvenes, sobre los graves peligros que puede ocasionar el juego.

La plataforma invita a los marratxiners a firmar el manifiesto y a las entidades que aún no lo han hecho a adherirse mediante un correo electrónico a la dirección marratxilliuredejocdapostes@gmail.com. Además, también disponen de cuenta en Facebook, Twitter e Instagram.