LA DEFENSORA DE LA CIUDADANÍA, UNA FIGURA NECESARIA

164

La figura del/la defensor/a de la de la Ciudadanía de Marratxí es una institución municipal independiente y autónoma a la acción de la gestión municipal que se ocupa de defender y salvaguardar las libertades y derechos fundamentales de los vecinos del municipio, en cuestiones relativas a los servicios prestados por el Ayuntamiento a través de sus áreas. Ejerce estas funciones Eusèbia Rayó, que fue nombrada en agosto de 2018.

La defensora de la Ciudadanía puede intervenir bien por solicitud de los ciudadanos y también por iniciativa propia, o de oficio, cuando entiende que la Administración municipal puede producir directa o indirectamente una vulneración de los derechos de la ciudadanía. Asimismo, lleva a cabo las funciones de representación, investigando y resolviendo los expedientes iniciados y las quejas formuladas.

El reglamento de la defensora de la Ciudadanía regula y desarrolla el ámbito de actuación y las funciones que puede llevar a cabo. Se establece que, como objetivo principal, esta figura será canal de diálogo, estudio y seguimiento de los problemas e inquietudes que vive la ciudadanía de Marratxí ante la Administración municipal

Cualquier persona física o jurídica que demuestre un interés legítimo relativo al objeto de la queja, respecto a la Administración Municipal podrá dirigirse al defensor/a, (aunque no esté empadronado en el municipio, así como no será impedimento la nacionalidad, la residencia, la minoría de edad, la incapacidad legal, ni el internamiento en un centro penitenciario o de reclusión) para solicitar su intervención, sin restricción de ningún tipo, con la única excepción de aquellas personas con dependencia funcionarial o laboral de la administración municipal o de los organismos dependientes, en aquellas cuestiones relativas al ámbito de las relaciones laborales o de servicio. Todas las actuaciones de la defensora son gratuitas para la persona interesada. El horario personalizado de atención al público es martes de 10 a 12 h en la sede del Ayuntamiento, en Sa Cabaneta, y jueves de 17 a 19 h, en el edificio Erika.

Las cifras de la defensora de la Ciudadanía

Desde su nombramiento, Eusèbia Rayó ha atendido 32 quejas, solicitudes o consultas, de las cuales ha resuelto 22 (68,75%), mientras que cuatro casos no han sido admitidos a trámite; otros cuatro han sido desestimados (tres de los cuales para que la persona solicitante no ha presentado la preceptiva instancia) y dos más están pendientes.

Las áreas de gestión que más casos de estudio han requerido por parte de la defensora de la Ciudadanía han sido, por este orden, medio ambiente (con 11), urbanismo (6) y seguridad y participación ciudadana (4). En el primer capítulo, se enmarcan quejas sobre el mantenimiento de parque infantil o en relación a los residuos urbanos. En cuanto a los distintos núcleos de población de Marratxí, aquellos que han requerido más atención por parte de Eusèbia Rayó, en relación al número de quejas o consultas que le han hecho llegar, han sido Pont d’Inca (7), Pòrtol (4) y Sa Cabana (4).

A la hora de hacer público el balance de actuaciones a lo largo de los primeros nueve meses en el último pleno municipal, Rayó también hizo constar que «el hecho de que haya quejas hacia la actuación (o no actuación) del Ayuntamiento es en general positivo, ya que muestra el interés de la ciudadanía por la gestión que se realiza y permite que la Administración pueda detectar problemas y verlos de manera más global; obliga a revisar y actualizar actuaciones y ordenanzas obsoletas. Son un elemento clave para poder mejorar la gestión de la Administración y para encontrar soluciones».