Juan Góngora: «Quizás estaba predestinado a trabajar aquí: soy de Almería, pero de niño, y no sé cómo, tuve un ‘siurell’ en casa»

613

Juan Góngora es el gerente del Mallorca Fashion Outlet (Festival Park). En esta entrevista, habla del momento actual del centro, de las expectativas y de los retos de futuro y de su encaje dentro de la red comercial y social no solo de Marratxí sino de toda Mallorca. Ahí trabaja desde 2002, y con esta perspectiva que da el tiempo es un opinador privilegiado de la evolución del municipio, que él ha constatado en primera persona.

-¿Cómo y cuando llegó Juan Góngora en Mallorca?

-Llegué a la isla hace casi 17 años, para encargarme del proyecto de Festival Park. En primer término, durante cuatro años, fui el director de los cines; después me surgió la oportunidad de asumir la gerencia del centro, donde ya llevo 13 años.

-Explíquenos en qué consiste su trabajo como gerente de Mallorca Fashion Outlet.

-Mi trabajo puede ser comparable al del alcalde (sonríe), porque una cosa es lo que tienes anotado en la agenda para hacer y otra lo que termina siendo realmente tu día a día. Personalmente, tengo que atender multitud de cosas, desde preocuparme de la gestión propiamente dicha a resolver cuestiones que se van generando diariamente. Esto hace que cada día me lo plantee como un nuevo desafío. En todo caso, tengo muy claro que uno no puede llegar a todo, por lo que tengo muy asumida la importancia de estar rodeado de un buen equipo de trabajo: ahora somos unas veinte personas, más las ayudas externas pertinentes.

-El nacimiento de Festival Park (ahora Mallorca Fashion Outlet) no debió ser fácil. Había voces que criticaban su irrupción …

-Es cierto que al principio pudo haber algunas reticencias, como de hecho ocurre ante cualquier novedad. Había quien se planteaba si había o no espacio para un centro comercial como el nuestro. El caso es que Festival Park se inauguró el 18 de octubre de 2002, es una fecha que no olvido. De hecho, yo mismo fui ‘culpable’ directo de que se abriera en aquella fecha: como yo llevaba los cines, aprovechamos que había un gran estreno previsto para abrir todo el centro. En estos casos, nunca sabes cuál es la fecha idónea para empezar, pero el caso es que fue entonces… y hasta hoy. Y sin cerrar nunca, ni un solo día como centro, siempre hemos tenido las puertas abiertas para todos.

-¿Cómo definiría el momento actual de Mallorca Fashion Outlet?

-El centro se ha convertido en un espacio plenamente integrado en Marratxí y en toda Mallorca; tan integrado que, a pesar de que hace cuatro años decidimos cambiar el nombre y llamarnos Mallorca Fashion Oulet, todavía hay mucha gente que habla cariñosamente de Festival Park. En todo caso, el centro pasa por el mejor momento desde su creación. Se ha convertido en un espacio querido por los habitantes del municipio y de toda Mallorca, que lo tienen como referente claro de visita como destino de ocio, de compras o, simplemente, de recreo. A diferencia de otros centros, nosotros somos un centro outlet, pero que además tiene un componente importante de ocio y de restauración.

Mallorca Fashion Outlet es la respuesta para muchas personas cuando se hacen la pregunta ‘¿Qué hacemos hoy?, ¿a dónde vamos?’ El hecho es que la calidad del producto que ofrecemos atrae cada día más visitantes, tanto del resto de la isla así como de aquellos que vienen a disfrutar de unos días de descanso, ya que tenemos una oferta que es claramente una alternativa al ‘sol y playa’.

-¿Cuántos visitantes recibe Mallorca Fashion Outlet anual y diariamente?

-Actualmente, tenemos unos cinco millones de visitantes anuales, una cifra que va creciendo día a día. De hecho, debemos pensar que solo cuatro años atrás estábamos en los tres millones doscientos mil o tres millones trescientos mil. Es decir, que el incremento de visitantes es muy importante y muy significativo. ¿Diariamente? En un día normal podemos tener unos ocho o diez mil visitantes, que pueden ser hasta aproximadamente unos 18.000 el fin de semana. Y un día especial, como un ‘Súper-Jueves’ podemos llegar a los 30.000 visitantes. Algunos pueden venir por una simple acción de compra, pero en promedio el tiempo de visita a nuestro centro es de tres horas. En el otro extremo, quien quiere, sabe que aquí puede pasar un día completo y muy agradablemente.

-Cuéntenos una cosa: ¿dónde está el secreto …?

-No hay más secreto que intentar hacer buen trabajo y trabajar coordinadamente en equipo, dando importancia a las personas. Supongo que algo debemos estar haciendo bien, pero no hay un único factor, sino que son un conjunto de elementos. Eso sí, partiendo de la premisa básica y fundamental de creer firmemente en el proyecto, en lo que estamos haciendo. No debemos olvidar tampoco la inversión que la propiedad ha hecho y continúa haciendo para la mejora continua de Mallorca Fashion Outlet, una inversión muy potente que se sustenta sobre dos grandes pilares: la sostenibilidad y el hecho de estar, de cada vez Además, en la red social de Marratxí y de toda la isla.

-¿Cuál sería el prototipo de visitante de Mallorca Fashion Outlet?

-Como es lógico, estamos abiertas

-¿Cuál sería el prototipo de visitante de Mallorca Fashion Outlet?

-Como es lógico, estamos abiertos para todos cada día del año, pero el perfil más habitual de clientela es la de una familia joven y con hijos, que encuentran en nosotros una oferta muy completa. Si tenemos que hablar de nacionalidades, además de la población mallorquina, también como visitantes muchos de extranjeros: este verano, por ejemplo, tenemos mucho de francés y también mucho noruego. En todo caso, el visitante extranjero prioritario es el inglés y el alemán, no solo en verano sino a lo largo de todo el año.

-¿Qué se aportan mutuamente Mallorca Fashion Outlet y Marratxí?

-Marratxí es un municipio que trabaja cada día con vocación de crecer y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, promocionando sus recursos dentro y fuera de nuestras fronteras. En este sentido, consideramos que es muy importante que Marratxí esté presente en ferias como Fitur, la World Travel Market de Londres o la ITB de Berlín. Por nuestra parte, desde Mallorca Fashion Outlet, contribuimos de manera importante en la atracción hacia el municipio de un volumen importante de visitantes de muy distintas nacionalidades (como ya hemos comentado), a los que mostramos las bondades locales a través del Centro de Información Turística, inaugurado como tal hace un año y que es fruto de la colaboración que mantenemos con el Ayuntamiento. Está abierto todos los días desde las 9:30 h hasta las 22:00 h. Nació fruto de la voluntad de colaborar entre las dos partes, y estamos satisfechos de los resultados: debemos recordar que es el único punto de información turística que hay en el interior de la isla, el resto están todos en la costa. Es importante por su ubicación, en el eje que vertebra la isla: Palma-Inca. Todo lo que sea acercar la cultura de Marratxí a la gente que nos visita es una buena cosa, ya sea explicando al visitante donde encontrará el Museu del Fang o qué simboliza el siurell, la figura más icónica del municipio y también de toda la isla . Por cierto, debo decir que yo de niño (y soy de Almería) no sé cómo pero tuve un siurell a mi casa, que hacía silbar, lo que me encantaba. ¿Quién me iba a decir a mí que, muchos años después, acabaría en la tierra del siurell? Por lo visto, estaba predestinado…

-Mallorca Fashion Outlet es un gran centro donde trabajan muchas personas. Y el trabajo, evidentemente, es un valor por sí mismo.

-Así es. Y, en este campo, debo decir que Mallorca Fashion Outlet, con unos 80 establecimientos, generamos un millar de puestos de trabajo, más de un 60% corresponde a personas de Marratxí, por lógica, por cuestión de proximidad geográfica. Este es, sin duda, un activo importante nuestro a día de hoy.

-¿Qué retos de futuro se plantea en esta línea de sinergias establecida con el Ayuntamiento?

-Todo aquello que ayude a dar a conocer la cultura y la belleza de Marratxí a nuestros visitantes es importante. Vamos trabajando ambos lados en esta línea y esperamos poder anunciar pronto novedades importantes. Por otro lado, tenemos aún muchos de proyectos comunitarios en los que debemos profundizar. Por ejemplo, nosotros tenemos que conseguir vincularnos con los sistemas municipales de búsqueda de trabajo, la Feinateca; debemos establecer colaboraciones en materia de formación. Y, como he dicho antes, también en materia de sostenibilidad tenemos mucho campo para trabajar: completar el carril-bici, seguir trabajando con el Ayuntamiento y con la empresa Cycling Friendly para potenciar al máximo el cicloturismo en Marratxí; la potenciación del uso del tren, la potencial creación de un parking disuasorio en nuestro espacio, mayor impulso de hitos municipales como la ‘Fira del Fang’. Evidentemente, las líneas de colaboración son muchas y muy interesantes todas ellas.

-¿Cómo ha visto evolucionar Marratxí desde su llegada en 2002?

 -Como es fácil de imaginar, a lo largo de casi dos décadas he visto una evolución muy clara de Marratxí. Por poner un ejemplo muy claro, cuando yo llegué aquí Es Caülls como tal no existía, solamente eran cuatro casas aisladas. Además, nosotros construimos el puente para comunicarnos directamente. En paralelo con nuestro crecimiento, también ha ido creciendo Marratxí: he visto crecer la autopista en número de carriles. También he constatado personalmente el impulso y el reconocimiento que está tomando el municipio como tierra del fang. Desde el punto de vista de sostenibilidad, también he notado un cambio a mejor muy positivo: por ejemplo, ahora son nuestros comerciantes los que nos piden contenedores para reciclaje. En definitiva, nosotros hemos evolucionado y también lo ha hecho el municipio.