Eroski hace donación de 40 kilos de carne en el Casal Solidario para repartir entre los vecinos necesitados

157

El grupo Eroski ha hecho una donación de 40 kilos de carne en el Casal Solidario para repartir entre los vecinos necesidades de Marratxí, concretamente a 50 familias que ya regularmente reciben las bolsas que les prepara el mismo Casal.


«La verdad es valoramos muy positivamente la llegada de esta carne por parte de Eroski, a quien le agradecemos de corazón este gesto. Tenemos que pensar que ahora estamos todos en un momento en que lo pasamos mal, pero doblemente las familias que ya estaban antes del virus en situación de vulnerabilidad. Nosotros no habíamos repartido carne, pero esta vez, con esta donación, lo podremos hacer «, explica la responsable del Casal, Bel Mestre.


Cabe recordar que a raíz del decreto de estado de alarma a causa del coronavirus, el Casal Solidari ha visto aumentar en cinco familias el número de unidades familiares vulnerables del municipio, a las que ayuda con el abastecimiento de bolsas de alimentos de primera necesidad y también de productos de higiene personal y doméstica.


De este modo, son 165 las familias de Marratxí que, previo estudio de los técnicos de Servicios Sociales, reciben las bolsas que se preparan en las dos dependencias del Casal, una en el Casal de Entidades del Ayuntamiento, en Sa Cabana; y otra en la antigua rectoría de Pòrtol. La primera dispensa estas bolsas a las familias cada jueves, mientras que en el caso de Pòrtol se hace cada mes, también los jueves. Mañana, día 2 de abril, habrá reparto con triple ración para cada familia, ya que la siguiente entrega será el día 7 de mayo.


«Son bolsas estándares en el sentido de que todas contienen el mismo tipo de productos, y éstos los fija la Cruz Roja. Lo que varía es la cantidad según el número de miembros de cada familia. Así, en cada bolsa hay leche, legumbres, arroz, hortalizas, pasta, fruta en almíbar, etc. La diferencia respecto a antes del estado de alarma es que las familias no entran en el Casal sino que reciben las bolsas en el exterior, para evitar el contagio. Por eso mismo, nosotros nos ponemos máscaras y guantes «, comenta Mestre.


También comenta que «notas que la gente está muy preocupada y que también hay miedo e incertidumbre ante lo que pueda pasar. Lo que nosotros hacemos es recomendar a las personas mayores que no sean ellas mismas las que vengan a recoger los alimentos sino que hagan venir familiares a nuestros locales».


En el caso de Sa Cabana, las familias que reciben estas bolsas con productos de primera necesidad son 125, mientras que en Pòrtol son 40.