“En los 90 actúe en las fiestas de Sant Marçal con Ossifar. Ojalá pueda volver a hacerlo”

725

Llàtzer Méndez, excomponente del mítico grupo de música, vuelve a la música con El rei dels Mobylettes, un disco de 12 canciones cargadas de humor y que ha compuesto en la casa que tiene en Can Domingo.

-¿Cuál es su relación con Marratxí?

– Yo nací en Son Macià, cerca de Manacor, y allí viví hasta los 14 años. Después la familia se mudó a Palma y allí acabé mis estudios y me puse a trabajar. Con el tiempo, mi hermano mayor se casó con su mujer, que es de Sa Cabaneta, y recuerdo que todos los veranos veníamos a pasar unos días por aquí y siempre pensaba en lo bien que se estaba porque no hacía tanto calor como en la capital. Así que compramos un terreno en Can Domingo y poco a poco fuimos construyéndonos un hogar. Nos mudamos en la Semana Santa del año 1993.

-Conoce de cerca todos los cambios vividos en este pueblo…

– Marraxí ha cambiado muchísimo, ahora se tarda más en llegar a Palma (bromea), pero a mí me parece un municipio con mucho encanto.

-Podríamos decir que usted si es profeta en su municipio de adopción…

-Cierto. Recuerdo que con Ossifar actuamos en dos ocasiones en la revetla de Sant Marçal. De hecho, aún conservo una publicación del año 1993 que hizo el ayuntamiento sobre el balance de las fiestas, y ponía que habíamos logrado la mayor afluencia de público de la historia de todas las fiestas.

-Lo que daría ahora, imagino, por subirse a un escenario de nuevo

-Pues lo teníamos todo preparado para comenzar la presentación de mi nuevo disco y proyecto y la pandemia del Coronavirus lo ha dejado todo en suspense…

-¿Cómo lleva el confinamiento?

– Lo llevo bien. Al estar en una casa donde tenemos algo de terreno, pues podemos despejarnos un poco más. Las que lo pasan peor son mis nietas, que viven en un piso en Palma. Pero es lo que nos toca ahora. Jamás hubiese pensado que iba a vivir esto que estamos viviendo.

– Háblenos de su nuevo proyecto. Parecía que había dicho adiós a la música tras Ossifar y, sin embargo, nos sorprende ahora con enMéndez y su El rei dels Mobylettes.

-En mi cabeza no estaba el volver a la música, no me apetecía componer ni escribir. Pero tras prejubilarme en 2015 y poder tener una vida más tranquila, me volvió la inspiración. El humor requiere que se esté en condiciones para que todo fluya de manera natural. Así que un día cogí la guitarra y comencé a tocar, otro día compuse una canción… Y entonces apareció Miguel Sancho (productor musical) y me dijo que tenía que volver a grabar. Él y Antoni Noguera estuvieron meses intentado convencerme.

Lo lograron

– Ja, ja, ja. Sí. La música es como un refugio, nunca te falla. Para mí es una compañera de vida, mi vitamina. En estos tiempos, más que nunca, yo recomendaría escuchar música, porque modifica el estado de ánimo.

-El estado de emergencia ha cambiado todos los planes. ¿Para cuando estará listo el disco físico?

-Hemos ido lanzando singles de manera online, pero ya podemos decir que el próximo 29 de mayo estará a la venta. Doce canciones, con mi rollo pop-rock lleno de humor, que espero que le guste a la gente.

-Qué sería de un disco sin los directos

-Eso es lo que ahora mismo más deseo. De hecho, estamos trabajando en un formato de ensayo general con público. No hemos puesto fecha aún para esperar acontecimientos, pero será algo al aire libre. Esperamos poder hacerlo.

-¿Está componiendo algo nuevo, ahora que se supone que tenemos más tiempo?

-Pues fíjate que soy de los que opina que el humor no tiene cortapisas, pero este tema del coronavirus me ha llegado tanto, he visto sufrir a tantos colectivos y ha habido tantas muertes que a mí no me inspira para nada. Lo que estoy haciendo es preparar ese concierto que daremos. Y como 12 canciones son muy pocas, ahora me dedico a seleccionar algunos grandes clásicos y cambiarles la letra.