Fue el partido soñado. Ante su afición, después de un año de aforos reducidos, y con una victoria contundente. El Sispal Handbol Marratxí se impuso por 33-25 al FC Cartagena. Desde el principio no dio ninguna opción a los murcianos con una defensa 6-0 muy sólida.

Al descanso, el Sispal ganaba por 19-7, una comodidad que hizo que entraran en escena jugadores de la cantera marratxinera como Alejandro Tomás Cabezuelo, Carlos Torres y Sergio Sánchez. Finalmente el partido terminó con un 33-25, lo que deja al Sispal undécimo con 22 puntos.

Un último partido que fue una fiesta de principio a fin. El público animó al equipo durante todo el encuentro y las autoridades aprovecharon para felicitar a los artífices de una temporada magnífica. El director general de Deportes del Govern, Carlos Gonyalons, la directora general del Consell, Marga Portells, y el concejal de Deportes de Marratxí, Daniel Mas, acompañaron al equipo en una temporada para el recuerdo.

El fin de fiesta contrasta con la situación del equipo en el mes de enero, cuando eran colistas con tres puntos. El cambio de entrenador y la llegada de Gerard Mwanjele supuso un punto de inflexión. A partir de entonces, el equipo consiguió nueve victorias y un empate, para alcanzar los 22 puntos y la undécima posición, empatados con el décimo.

Ahora es momento de disfrutar y de pensar en la próxima temporada para conseguir un equipo más sólido en todas las líneas, sin perder el gen competitivo, el amor propio y la intensidad que le ha impreso el técnico Gerard Mwanjele.