«Charlotte es una de las ciudades financieras más importantes de Estados Unidos»

276

Antònia Bosch (33 años y profesora de Educación especial) trabaja actualmente en una escuela infantil que sigue el método de enseñanza Montessori en la localidad estadounidense de Charlotte, en Carolina del Norte, que ella misma define como «una de las ciudades financieras más importantes del país «. En paralelo, Bosch también hace de profesora de español. Dice que, en todo caso, echa de menos la familia, los amigos y la vida de pueblo que tenía en Pòrtol.

-¿Por qué elegiste este destino?

-No fue una decisión propia. Hace cinco años a mi marido le salió la oportunidad de ir a trabajar a los Estados Unidos, como responsable de una escuela de fútbol en Fort Lauderdale, Florida. Estuvimos allí durante tres años y hace uno nos propusieron cambiar de destino. Podíamos elegir entre diferentes ciudades, y Charlotte, a pesar de no ser muy conocida, nos pareció una buena opción por su localización, estamos cerca de diferentes estados y de esta forma podemos conocer mejor el país. Es una ciudad joven que está creciendo mucho en los últimos meses. Es una de las ciudades financieras más importantes del país.

-¿Cuál es la principal diferencia con respecto a la vida que llevabas en Mallorca?

-La principal diferencia es la vida social que llevaba en Mallorca, la familia y los amigos, aquí es todo diferente. Está claro que hemos hecho amigos, pero la gente se dedica al trabajo y en la familia. Sí que es verdad que aquí en Charlotte hemos encontrado más lugares donde reunirte con gente, es una ciudad con muchas cervecerías y siempre hay alguna actividad u otra montada. Es una ciudad muy verde y puedes ir a hacer excursiones sin tenerte que desplazado más de media hora. Es un entorno natural espectacular y hace que pasamos muchos fines de semana disfrutando de la naturaleza. En Mallorca, cuando acabas de trabajar o estudiar, quedas con los amigos para tomar un café o encontrar un rato; aquí es más complicado la gente sale del trabajo para marchar directo a casa. Otra cosa a la que nos tuvimos que adaptar se a los horarios. Aquí a las doce y media ya estamos comiendo y muchos restaurantes cierran cocina a las nueve de la noche. En Mallorca, muchas veces a las nueve todavía piensas que tienes que quedar para cenar.

-¿Qué es lo que más echas de menos de lo que tenías en Marratxí?

-Lo que más se encuentro a faltar son la familia, los amigos y la vida de pueblo. En Pòrtol, vas caminando por la calle y saludando a la gente. Aquí ni andas, siempre coges coche y rara vez conoces los vecinos de al lado. Es un estilo de vida más impersonal.

-¿Qué es lo mejor y lo peor de vivir fuera de casa?

-El mejor estar fuera de casa es que tenemos la oportunidad de conocer otro país y otra cultura. Estar lejos de casa te hace crecer personalmente y aprendes mucho de las diferentes culturas a las que estás expuesto. El idioma también es un plus. Lo peor de vivir fuera de casa es no estar con tus y se encuentra también mucho de menos la comida.

-¿Tienes idea de volver a vivir en Mallorca? ¿En qué plazo?

-La idea de volver a Mallorca siempre está, pero no sabemos cuándo será. Nosotros vamos año a año decidiendo. Tenemos claro que queremos volver en algún momento y ahora más que hemos aumentado la familia. Pero también queremos aprovechar de esta oportunidad que hemos tenido y disfrutar de este país, que tiene mucho que ver.