“Ahora más que nunca hay que tejer una red de colaboración local para poder salir de esta crisis global más fuertes que nunca”

432

Enric Benito es el director de Tot Herba, empresa de cosmética natural en Es Pont d’Inca que, con el inicio de la emergencia sanitaria, readaptó toda su producción a la fabricación de lociones hidroalcohólicas.

Casi fueron visionarios. Antes de que se decretara el estado de alarma ustedes ya habían comenzado con la producción de lociones hidroalcohólicas…-Estábamos trabajando con normalidad hasta esa fecha. Evidentemente no éramos ajenos a todo lo que ocurría y cuando vimos que el coronavirus ya había llegado a Italia de manera potente pensamos qué íbamos a hacer. Una semana antes de que empezara el confinamiento, vimos que contábamos con stock de envases y que alcohol no nos faltaba así que pensamos que podríamos elaborar este tipo de producto.

No es el clásico gel hidroalcohólico…-No, siempre lo concebimos más como una loción ligera, más que como un gel denso. Cuando supimos todas las condiciones sanitarias que se debían cumplir optamos por nuestra fórmula especial. Hay que tener en cuenta que como somos expertos en productos cosméticos naturales, y que tenemos un gran conocimiento en el cuidado dermatológico y en los principios activos de las plantas, formulamos una loción alcohólica a 70 por ciento y añadimos un poco de glicerina para que no resecase tanto. Además, le añadimos tres aceites esenciales –clavo, mejorana y aceite del árbol del té- y eso lo hace mucho más agradable y menos perjudicial a la piel.

Y todo desde una pequeña empresa de Marratxí…-Al ser un laboratorio pequeño, hacer los cambios es más fácil. También contábamos con mucho stock porque en ningún momento hemos dejado de trabajar ya que entre nuestros productos hay geles y jabones de manos y siempre hay demanda de ellos. Así que todo ha salido redondo. Pero no hay que olvidar que llevamos muchos años en el mercado, que somos un equipo especializado y muy profesional y que la clave de que sigamos aquí en el mercado es de ese equipo. En la actualidad somos siete personas entre laboratorio y oficinas.

¿Cómo es trabajar desde Mallorca?-Es una locura trabajar desde una isla, con todos los costes de insularidad que eso supone. Pero nuestra filosofía siempre ha sido la de apostar por los productos de aquí, somos defensores del Kilómetro Cero. Aunque resulte más caro, compramos directamente a los productores de la isla: la almendra, el romero…

Una pandemia global que parece encuentra la solución en lo local…-Sin duda. Es el momento de tejer y afianzar esa red colaboración entre nosotros, con lo local, para salir de esta más fuerte. Y creo que la crisis de la COVID-19 lo ha hecho muy evidente.

¿Se sienten profetas en su tierra?-¿Y quién lo es? Es cierto que ahora si sentimos mucho más el respaldo de las instituciones, y que parece que hay un cierto en interés en cuidar más a las pymes de la isla. Pero lo único que pedimos es que se agilice la burocracia, que nos lo pongan todo un poco más fácil.

Por si alguien lo desconoce, Tot Herba nació en 1976 y es el sueño de su padre…-Mi padre (Miguel Ángel Benito) era un apasionado de las platas desde pequeño. Lo suyo era vocación y se formó en la farmacia del equipo de Toni Gamundí. Con todo lo que aprendió, decidió abrir este laboratorio. Lo tacharon de loco, porque abrir una empresa de cosmética natural en Mallorca era algo impensable. También nuestra fuerte apuesta por la sostenibilidad y el cuidado y respeto al Medio Ambiente era algo extraño en aquellos tiempos.

¿Hasta cuando seguirán fabricando esta loción hidroalcohólica?-Pues no sabemos qué pasará en el futuro, supongo que lo dirá el mercado y cuando la demanda baje, volveremos a lo nuestro.