Las bibliotecas municipales aumentan sus usuarios durante la pandemia

184

Desde el principio de la pandemia, en marzo de 2020, las bibliotecas de Marratxí han aumentado notablemente el número de socios. Muchos han obtenido el carné por primera vez, y también ha aumentado el número de préstamos. «La biblioteca ha resultado ser el espacio de servicio público donde los ciudadanos han encontrado ocio, información, formación y entretenimiento. La lectura ha servido de compañía a mucha gente durante esta etapa que vivimos «, explica María Juan, coordinadora de las Bibliotecas de Marratxí.


Las dos bibliotecas municipales, la de Pòrtol y la de es Pont d’Inca, se han adaptado a la situación de pandemia. La biblioteca se limpia a fondo una vez al día y hay gel desinfectante a disposición de los usuarios para mesas y sillas. Se mantiene un aforo limitado, tal como marca la ley y los libros después de prestarse pasan un día en cuarentena, y posteriormente se limpian, en cumplimiento de los protocolos sanitarios de limpieza y seguridad del Consell de Mallorca y del Ayuntamiento.

«Los usuarios han respondido muy bien aunque han perdido espacio de estudio, y de uso de sala», explica María Juan, que junto con Julio Oncala, responsable de la Biblioteca de Pòrtol; Lucia Marino, responsable de la Biblioteca d’es Pont d’Inca, y Olga Montiel, bibliotecaria infantil, forman el equipo de bibliotecarios municipales.


Las bibliotecas de Marratxí, que se encuentran entre las tres primeras de Mallorca en número de préstamos, están abiertas a cualquier ciudadano, y por la situación del municipio acuden muchos de usuarios de Palma que pueden encontrar libros, películas, música, revistas y prensa diaria a su disposición.

ACTIVIDADES DE OTOÑO


Durante este otoño las bibliotecas de Marratxí han programado cuatro actividades dirigidas a niños de entre 6 y 9 años: un taller de cuentacuentos con Lego Education; Ma Liang. La historia del pincel mágico; Na Marina en busca de la fruta más dulce del mundo, Habitar Brossa. Unas actividades que han agotado sus plazas disponibles y donde los niños pueden asistir solos, o acompañados por un adulto en caso de los talleres.


TIPO DE USUARIOS

Las bibliotecas de Marratxí se han convertido en un oasis de evasión para los ciudadanos durante la pandemia. También son frecuentadas por opositores, estudiantes universitarios, jubilados o cinéfilos. «Viene gente de todas las edades, de cualquier condición a buscar libros y dvd’s. Los adultos son los usuarios más numerosos, pero las familias con niños pequeños también hacen mucho uso mientras que los adolescentes vienen a hacer deberes, por libros de ocio o para hacer préstamo de lecturas obligatorias «.

Los bibliotecarios cuentan que la narrativa se presta mucho, así como el fondo literario infantil. Destacan también los libros de crecimiento personal, de cocina, de política, historia o biografías, y también dvd’s. Como concluye María Juan, «las bibliotecas son de todos, un servicio público de primera necesidad que en tiempos de crisis se utiliza aún más con el fin de evadirse».