CLUB VOLEI PÒRTOL, 25 AÑOS DE UNA PASIÓN POR EL DEPORTE

613

Cualquier entidad que cumple 25 años tiene detrás una larga historia, llena de nombres propios y otros que, anónimamente, han ayudado en el día a día. Es el caso del Vòlei Pòrtol, fundado por Ricardo Ramos en 1993 y que en diciembre llegó al cuarto de siglo, después de haber atravesado por distintas fases. Entre los nombres propios significados, está el de los tres presidentes que el club ha tenido hasta ahora: el mismo Ricardo Ramos, Sebastián Barceló y Carmen Gayà.

Ramos explica cómo surgió la posibilidad y el momento de fundar el club. «Yo siempre había estado metido en el voleibol en campeonatos universitarios, desde mi época de estudiante de Económicas en Barcelona. En Mallorca, el primer club que fundé fue la Unión Deportiva Voleibol Mallorca, en 1977, después de haber entrenado tres años a la Udyr. Más tarde, cuando tuve que salir a Salamanca por motivos profesionales, fui elegido presidente de la Federación Salmantina, donde estuve entre 1978 y 1981. Finalmente, en 1993 fundé el Club Voleibol Pòrtol, cuyos primeros equipos fueron el cadete y el senior femenino, a los que siguieron poco tiempo después los equipos masculinos. Desde el principio, siempre tuvimos equipos para competir, incluso venían jugadores de otros clubes de la isla, porque nos íbamos haciendo un nombre «.

Así, con mucha ilusión y muchas horas de dedicación, Ramos posibilitó el crecimiento constante del club. Los jugadores pasaron progresivamente de ser amateurs puros y duros, a semiprofesionales e, incluso a profesionales, en función de las categorías en que debía competir. Este último nivel (la profesionalidad) llegó con el ascenso a la Superliga la temporada 2000-2001, para la que el club se reforzó con jugadores peninsulares y también del extranjero, pero sin perder nunca las raíces. Prueba de ello es que entonces uno de los jugadores de la plantilla era Andrés Torres, entrenador del equipo femenino a día de hoy. En primera instancia, los partidos de los distintos equipos se disputaban en el pabellón de Pòrtol; más tarde fue en La Salle del Pont d’Inca.

Por motivos de incompatibilidad (al haber sido elegido de la Federación Balear, en 1999, Ramos tuvo que dejar la presidencia del Volei Pòrtol, y fue sustituido en el cargo por Sebastià Barceló, hasta el 2000. Con la entrada en el siglo XXI, el club vivió sus mejores momentos. En categoría masculina, fue dos veces subcampeón de Europa, siendo el entrenador Marcelo Méndez, los años 2005 y 2006. Además, entre 2005 y 2008 fue tres veces campeón de la Liga española y dos más campeón de la Copa del Rey.

El 7 de julio de 2009 terminó una etapa en el club, con la dimisión de Ricardo Ramos, y empezó otra, con la llegada a la presidencia de Carme Gayà. Ella misma recuerda que «fue un momento muy difícil y complicado, había gente que me daba el pésame». La crisis económica, en efecto, tenía efectos devastadores para muchas entidades, y el Volei Pòrtol no fue una excepción. «Nos vimos obligados, con todo el pesar, a renunciar a la Superliga masculina en septiembre de 2011. En aquella época, el objetivo del club no era otro que la supervivencia. Con muchos esfuerzos de mucha gente, lo hemos conseguido. No hemos desaparecido, lo que sí ha ocurrido con más de un club histórico del voleibol español».

Habiendo estado en la élite del voleibol, no debía ser fácil renunciar. «Los últimos años hemos hecho una apuesta muy fuerte por la base, este es el nuevo proyecto de club a día de hoy, y lo cierto es que estamos muy orgullosos de ello», proclama la presidenta Gayà.

Cuando se le pregunta por las posibilidades de volver a los máximos niveles del voleibol español y europeo, admite que «no es una empresa fácil, pero nunca se sabe qué nos puede llevar el futuro. Lo que estamos haciendo es trabajar con la base, y lo hacemos con mucha ilusión». Una ilusión que se puede constatar a diario en los jugadores y jugadoras que entrenan en el pabellón Blanquerna, en Costa y Llobera, en el IES Marratxí y en la escuela Santa Teresa del Pont d’Inca. Una ilusión que también manifiestan los niños y niñas de entre seis y once años que se inician en este deporte. O todos los jóvenes que los meses de verano cambian las pistas de los pabellones por las pistas de vóley-playa de Marratxí. A día de hoy, el club está formado por más de 260 jugadores y una plantilla de 20 entrenadores.

Ramos y Gayà, Gayà y Ramos … Dos apellidos sin los cuales sería imposible entender los 25 años del Club Volei Pòrtol . «El voleibol ha sido un elemento determinante en todas las facetas de mi vida», dice Ramos. «Para mí, el voley es una ilusión vital», añade Gayà.

Al final de esta temporada 2018-2019, el club celebrará en el pabellón Blanquerna una gran fiesta conmemorativa de este cuarto de siglo que esconde ilusiones, esfuerzos, retos, dificultades … Vida, en definitiva. ¡Muchas felicidades!