Dani Rodríguez, vecino de Marratxí desde hace casi tres años, vive su edad dorada a los 33 años, una edad en la que otros se retiran, pero a este gallego, con tres hijos de 9 años, 3 años y una bebé de 18 meses, le queda cuerda para rato. Un ejemplo de su fuerza interior es que pospuso durante dos meses la operación de una rotura testicular sufrida en el Nou Camp para ayudar al equipo a evitar al descenso.

¿Cómo valoras el inicio de temporada?

Muy bien, mejor de lo esperado. Creo que el inicio es bueno, el equipo está haciendo muy bien las cosas.

¿Cómo vivís el regreso del público a los campos de fútbol?

Imagínate. Vivimos una época que nos lo dicen hace unos años y no nos lo creemos. La verdad que el fútbol es especial por el público, por la gente, por el ambiente que rodea al fútbol. La verdad es que es un lujazo que poco a poco vayamos saliendo de todo esto y podamos disfrutar de nuestra gente y que todos los estadios se puedan ver llenos.

¿Qué hay de tu renovación? ¿Te ves colgando las botas en el Mallorca?

Es algo que depende del club. Estoy demostrando que estoy a un gran nivel y que quiero seguir aquí y que me gusta estar aquí. Ya depende de ellos. Yo estoy encantadísimo de seguir jugando aquí el resto de los años que me queden y ojalá sean muchísimos.

¿Qué le ha aportado Luis García Plaza a este equipo?

Nos transmite muchísima ilusión y muchísimas ganas. Es una persona muy exigente tanto con él como con el equipo. Se nota que el equipo es muy trabajador y muy exigente. Creo que estamos a un buen nivel y que aún podemos seguir mejorando.

¿Qué sentiste al debutar en primera división con 31 años, después de una carrera muy larga que te llevó por media España jugando en el Albacete, Racing de Santander, Ferrol, Conquense, Coruña B?

Sobre todo es un recuerdo muy emotivo. Porque en ese camino lleno de curvas es fácil tirar la toalla o darte por vencido. Me siento muy orgullosos de mi camino y de lo que he conseguido, y sobre todo por mi familia, por mis hijos, mi mujer, por mis padres, por mi hermana, las personas que en los momentos malos siempre estuvieron ahí.

En tu cuenta de twitter tienes un tuit fijado desde hace dos años que hace referencia a la importancia de no rendirse y de seguir trabajando para conseguir que los sueños se hagan realidad. En tu caso no solo llegaste a la élite del fútbol sino que además estás marcando goles y siendo decisivo.

Es un poco heavy cuando miras al pasado, pero ahora piensas estoy aquí, marcando goles y siendo importante. Es un poco una locura pero me centro en el momento. Estoy en un gran momento personal y profesional y cuando estás en este momento hay que aprovecharlo, seguir trabajando y querer más y más para seguir mejorando.

¿Estás en tu mejor momento profesional?

Realmente me encuentro muy bien física y técnicamente. Me encuentro en un momento genial y hay que ser ambicioso y no conformarse con lo que tienes y esa es la clave de todo seguir el mismo camino poquito a poquito.

¿Dónde ves el techo de tu carrera?

No hay que pensar en techos. Cuando jugaba en segunda B piensas que tu techo es ese y luego lo derribas. Así que hay que vivir el momento y seguir trabajando y creciendo y dar pasos adelante.

Tienes 33 años y te encuentras en un gran momento de forma. ¿Piensas que, a diferencia de hace unos años, actualmente los futbolistas pueden alargar su carrera más allá de los 35 años, como demuestran los ejemplos de Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos o Messi?

Por supuesto, creo que es una tendencia que todos los futbolistas alargan su carrera porque hoy en día los hábitos de los futbolistas son muchísimo más saludables y ya no se cometen las locuras que se cometían antes. Te cuidas muchísimo más tanto la alimentación, el alcohol o las salidas. Así que es normal que los futbolistas duren más.

¿Qué les dirías a los niños que sueñan con ser futbolistas?

Me parece una gran responsabilidad. A mis hijos les intento inculcar que trabajen, que hagan lo que les guste pero que lo hagan con pasión. Que no se dejen guiar porque les diga la gente que no pueden conseguir algo. Muchas veces te van a decir que no sirves o que no vales, pero si es tu pasión hay que seguir ese instinto y esa pasión hasta el final.

¿Quiénes eran tus ídolos de pequeño?

Siempre me gustó muchísimo Michael Laudrup. Y luego te vas fijando en jugadores de tu posición. Andrés Iniesta, Xavi y Luca Modric son referentes de centrocampistas y me gustan muchísimo.

¿Y el mejor jugador al que te has enfrentado?

Messi, obviamente. Es algo que nunca había vivido en un campo de fútbol, es infinitamente superior al resto. Lo hace todo bien.

La cadena SER ha revelado que hace dos temporadas te fracturaste un testículo en el Nou Camp, pero pospusiste la operación durante meses por intentar salvar al club del descenso, ¿cómo fue aquello?

Sí, fue algo bastante desagradable, gajes del oficio. Tomamos esa decisión entre mi mujer y yo de seguir adelante. Fue difícil, tuve mucho dolor durante meses, pero mereció la pena. Estuve dos o tres meses de dolor continuo día y noche, pero me costó muchísimo llegar a primera división como para echarme a un lado. Fue una decisión difícil, pero era la que tenía que tomar y la volvería a tomar cien veces más.

¿Quién ha sido el mejor entrenador que ha tenido y por qué?

Es complicado de decir. He tenido la suerte de tener muy buenos entrenadores en todas las categorías, en categorías de formación y en categorías profesionales. Siempre confiaron en mí y les guardo un buen recuerdo a todos. Quizá el más especial fue José Manuel Aira, por lo que significó ir a Ferrol, y reengancharme un poco al fútbol porque anímicamente no lo estaba pasando bien después de rescindir con el Deportivo de la Coruña. Para mí es la persona que me volvió a animar al fútbol y me sacó el máximo rendimiento, junto con Enrique Martín, entrenador del Albacete, que fue como un coach personal para mí, que me liberó y fui otro jugador.

¿Por qué decidiste vivir en Marratxí?

Buscábamos algo fuera de Palma porque tanto a mi mujer como a mí nos gusta vivir a las afueras de la ciudad, cerca de Palma pero a las afueras. Y el destino nos llevó a Marratxí. Llevamos más de dos años alquilados en el municipio y estamos esperando que terminen una casa nueva que también está en Marratxí.

Hace unos meses visitaste el proyecto Fútbol-in del Ayuntamiento de Marratxí en que participan jóvenes del municipio y que trata de fomentar el ocio saludable y el aprendizaje de valores. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue especial porque se trata de apoyar a muchachos que tal vez no tienen las oportunidades que tienen otros. También todos hemos empezado en campos de fútbol así a jugar y muchas a veces un gesto como este es súper bonito para ellos y a mí no me cuesta nada.

¿Cómo ves el nivel competitivo de la Liga? Parece que ha habido un retroceso después de años en que los clubes españoles copaban las semifinales y finales europeas.

Sigue siendo una de las grandes ligas de Europa a pesar de la marcha de grandes jugadores como Messi o Sergio Ramos. A nivel europeo grandes clubs como Barça o Real Madrid no están teniendo tanto éxito pero eso también son modas. Hay años que llegan tres equipos ingleses a las semifinales y otros años no llega ninguno. Creo que va por modas. Volverá a ser grande el futbol español en Europa, mira el Villarreal.

¿Qué diferencias ves entre primera y segunda? ¿Qué opinas de ese tópico que dice que segunda es más difícil que primera?

No estoy de acuerdo. Segunda es más larga, y con el play-off mucho más, pero es más difícil primera división, sin lugar a dudas. Yo he jugado en todas: tercera, segunda B, segunda y primera. Y la más difícil es primera división, pero con mucha, mucha diferencia. Es cierto que los partidos en segunda son más cerrados y tienes menos espacios, pero los jugadores con los que te enfrentas en primera son físicamente animales y encima tienen calidad, así que imagínate.