“Los matemáticos están muy valorados en las empresas porque tienen la cabeza muy bien amueblada”

338

Josep Lluís Pol Llompart se licenció  en Ciencias Químicas en la UIB en 1987. Es profesor de matemáticas de Enseñanza Secundaria desde 1989, con plaza en el IES Marratxí. Desde muy pequeño pasaba los fines de semana y vacaciones en Can Pepito (Sa Cabaneta) hasta que en 1995 se instaló definitivamente. Durante aquellos primeros años participó activamente en la Asociación de Vecinos de Sa Cabaneta, en la organización de las fiestas, y fue su presidente durante unos años. Fue también colaborador habitual de la revista Pòrtula en la versión en papel.

Ha organizado varias exposiciones como «Ars Matemáticas», Espai Ramon Llull, 2000 (con el grupo Entorno abierto) o «Imaginar Einstein», Casal Balaguer, 2005 (con Margalida Gayà). En el ámbito educativo ha recibido varios premios como el premio Escola y Natura en 1992 por un proyecto de Educación Ambiental en La Trapa, el premio Francesc de Borja Moll de 1993 de la Consejería de Educación y el premio Bartomeu Picornell a la Innovación Educativa del CentMat en la 4.ª edición de los premios Ara Balears (2018).

Fue miembro fundador de la Sociedad Balear de Matemáticas SBM-XEIX el 2005 y su presidente durante 7 años. En 2008 fundó, a través de la Consejería, el Centro de Aprendizaje Científico-matemático CentMat, actividad que le ocupa actualmente. En la entrevista reflexiona sobre la enseñanza de las matemáticas, sobre el rendimiento de España en las pruebas PISA y sobre la necesidad de transmitir la pasión por esta asignatura. Una materia que en los últimos años ha convertido los graduados en matemáticas en unos profesionales muy valorados  en el mercado laboral, una circunstancia que desincentiva a que los nuevos graduados se dediquen a la enseñanza de las matemáticas.

España sacó sus peores resultados en ciencias y matemáticas en el último informe PISA, ¿qué hacemos mal?

Los informes externos, como las pruebas PISA, ponen en valor una serie de características del proceso de enseñanza/aprendizaje en comparación con un grupo grande de otros estados. Esto es muy útil para reflexionar sobre lo que estamos haciendo y cuál es la tendencia o nivel comparado. Siempre se puede mejorar la práctica docente y estos informes son una herramienta más a tener en cuenta. Pero no se tienen que magnificar, ni tampoco cuando nos colocan en la parte alta.

¿Cuál cree que es la receta para dominar las matemáticas?

En matemáticas tenemos muchas fórmulas pero ninguna que haga magia. Lo que funciona hoy con un grupo de alumnos puede no funcionar el año que viene con otro grupo. De todos modos, lógicamente, sí que hay líneas didácticas modernas muy contrastadas que no se pueden explicar en una entrevista. Quizás una de las claves es la formación permanente. Una enseñanza ilusionada y emocionante transmitirá al alumno ganas de aprender. Las mismas matemáticas serán más o menos atractivas, más o menos pesadas, en función de la actitud con que alumnas y profesores las encaren.

Históricamente, ¿cree que en España hemos sabido enseñar matemáticas?

Tenemos muy buenos referentes en el ámbito histórico sobre la didáctica de las matemáticas como pueden ser el gerundense Lluís Santaló, el barcelonés Pere Puig Adam o la misma Maria Antònia Canals, que nos dejó hace muy poco. Pero es que actualmente también tenemos una plantilla de expertos magnífica; la lista seria aquí muy larga. A pesar de todo, uno de los motivos por el que es tan difícil cambiar la praxis docente es que quienes estamos enseñando somos los supervivientes de un método antiguo y desfasado. A nosotros nos fue bien y por eso es muy difícil sustraernos a este hecho. Todos copiamos modelos. Sabemos la teoría y las nuevas didácticas, pero el día a día nos traiciona a menudo. No obstante, vivimos unos años de efervescencia en formación permanente. Maestros y profesores invierten mucho tiempo personal en cursos, jornadas, congresos, experiencias… y todo este trabajazo acabará dando su fruto.

¿Hay cursos escolares claves para entender bien las matemáticas?

Mi trabajo me permite observar cómo aprenden los alumnos desde los 3 años hasta los 18. Sin que yo sea un experto en didáctica, sí que he podido constatar con otros compañeros que las matemáticas es una de las tres materias preferidas del alumnado de Educación Infantil (junto con conocimiento del medio y educación física). Después, lentamente, los empezamos a perder. Se tiene que valorar qué incidencia puede tener en este hecho una abstracción de contenidos demasiado acelerada.

Últimamente, hay un boom laboral y pleno empleo para los graduados de Matemáticas porque son indispensables para las empresas y, además, están bien retribuidos…

Se dice que un matemático o matemática está muy valorado por la empresa porque tiene la cabeza muy bien amueblada. Y es así. Algo similar pasa con los ingenieros informáticos. Pero esto provoca un déficit crónico de profesorado de matemáticas muy formado para la Enseñanza Secundaria. Ya hace algunos años que en el ámbito de la Universidad se debate la conveniencia de hacer una carrera profesional de profesorado de matemáticas, que no estaría tan enfocada en la investigación como es el grado actual. Si no nutrimos las plantillas docentes de profesorado con una buena formación inicial, será difícil mejorar los resultados.

¿Por qué creó la Sociedad Balear de Matemáticas?

En 2005 dos grupos de personas que trabajábamos en sendos seminarios permanentes de formación, uno en Palma y otro de Manacor, convergimos en la necesidad de crear la Sociedad Balear de Matemáticas, que adoptaría el sobrenombre de XEIX. En aquellos momentos éramos una de las dos comunidades autónomas que todavía no teníamos esta asociación. Se ha recorrido mucho camino en estos diecisiete años. Yo creo que es bastante relevante el hecho de que la gente nos conoce y disfruta de participar en las actividades que proponemos. Pero igual de importante es la tarea que hace la Sociedad en el estímulo del talento matemático (ESTALMAT) en colaboración con la Universidad, en la organización de las Pruebas Canguro, en los foros de debate, en la organización de Jornadas didácticas, en la colaboración con otras entidades de todo el estado, etc.

¿Por qué cree que los grados STEM (ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas) están copados por hombres?

Somos herederos de una sociedad profundamente machista y a pesar de tener  muy claro qué queremos, es difícil no mostrar comportamientos sesgados. Seguramente el 100% de maestros de Educación Infantil animan a sus alumnos a que sean lo que quieran ser. Pero el mensaje no es solo verbal: ¿qué pasa si el noventa y muchos por ciento de maestros de Educación Infantil son mujeres?, ¿cuál es el mensaje real que estamos dando? La realidad no es nunca ordenada y pareja, es decir, si viviésemos en una sociedad ideal, no tendría por qué estar equilibrado el porcentaje de estudiantes de una carrera u otra en función del sexo. Pero esto no lo podremos saber mientras mantengamos comportamientos sexistas.

¿Por qué fundó el Centro de Aprendizaje Científico matemático (Centmat)?

Unos años antes había compartido la coordinación de los Campos de Aprendizaje de las Islas Baleares durante un curso con Rosa Arbona. Entonces me pregunté por qué no hacer un Campo de Aprendizaje de Matemáticas. En general, muchas asignaturas tienen opciones de salir de las aulas para ver una exposición, un documental, una obra de teatro, un parque natural, pero tenemos pocas opciones desde las matemáticas. Fue así que durante el curso 2007-2008 pedí una licencia por investigación educativa y di forma a la idea. Siempre agradeceré a Miquel Perelló, Maria Alorda y otros compañeros de la dirección general de Innovación que creyeran y pusieran en marcha el proyecto.

¿Cuál es la dinámica de aprendizaje en el centro?

No se trata de un centro con alumnos propios, sino que es una oferta de recursos y actividades de matemáticas en todos los centros de Baleares que quieren relacionar aquello que el alumno ha aprendido en su centro con otros ámbitos del mundo real o del saber humano. Paseamos por las ciudades, por el castillo de Bellver, por la Seu y por la naturaleza. Observamos sistemas de péndulos y construimos cúpulas de Leonardo. Contamos cuentos y paseamos por la historia de las matemáticas. Inventamos juegos de cartas y montamos exposiciones. Como dice la gente del Museo de Matemáticas de Cataluña, el mundo exterior es el gran museo de las matemáticas.

Usted tiene plaza en el IES Marratxí, ¿cómo fue aquella etapa?

Durante tres cursos (2013-2016) la Consejería de Educación cerró el CentMat. Entonces yo ocupé mi plaza en el IES Marratxí. Fueron años muy duros a nivel profesional. La nefasta gestión de los máximos responsables, tanto del presidente de la comunidad como de la consejera de Educación de aquellos años, hizo  tambalearse el sistema educativo. Pero la comunidad docente estuvo a la altura y se consiguieron movilizaciones e hitos históricos. El IES Marratxí fue líder en este sentido. A nivel puramente educativo, recuerdo aquellos años con mucho afecto y procuro mantener el contacto con la gente. Puedo hablar de un claustro de profesorado lleno de proyectos, inquietudes, colaboraciones, complicidades…

Además de dar clase y dirigir CentMat, no deja de escribir y organizar actividades, ¿en qué trabaja ahora?

Ahora mismo estamos terminando la restauración de un reloj de sol con el equipo del Parque Natural de la Península de Levante. Desde el CentMat, con mi compañera Susanna Morell, estamos preparando una exposición en la Misericordia que llevará por título Ideas Redondas. También, con un grupo muy amplio y diverso de personas, estamos llevando a cabo un proyecto plástico y geométrico de construcción de cúpulas de Leonardo en lugares emblemáticos de Mallorca como las cuevas de Campanet, las Salinas de Es Trenc, la cumbre del Puig Major, la desembocadura del torrent Pareis… Cuando tengo la suerte de compartir inquietudes con gente trabajadora, los proyectos fluyen con mucha facilidad.